El matrimonio: un camino de santidad

Vocación laical

Victoria y Mario se casaron el 16 de septiembre de 2023. Viven el matrimonio como una vocación laical, “que pretende ser camino de santidad a través de la relación con una persona concreta; en mi caso, de mi marido”, afirma Victoria Marquina, médica especializada en el aparato digestivo y colaboradora de la Pastoral de la Salud de Barcelona. «El Señor me llama a través de Mario para vivir juntos este camino hacia Dios, para el que hace falta comprensión entre los esposos, porque el matrimonio es un don y una tarea de responsabilidad que tiene como centro a Dios», añade.

¿El matrimonio es también una vocación que requiere compromiso?

La vocación siempre es una llamada, a la que corresponde una tarea, y como llamada exige una respuesta. El don, el regalo de una vocación concreta como es el matrimonio exige una responsabilidad, que es el compromiso -no forzado, en la libertad-; y el matrimonio es una propuesta tan atractiva, la que el Señor hace a los esposos, que al final el compromiso es casi espontáneo, si está bien predispuesto. Para obtener esta apertura al compromiso es necesaria una predisposición de vida de oración, un silencio interior para poder escuchar la llamada, y también un deseo grande de una vida plena, saciada, no estrecha ni pequeña. Debe ser mayor el deseo que el miedo al compromiso.

Pero hoy hay cierto miedo al compromiso…

Hoy existe un cierto egoísmo, que hace que nos busquemos a nosotros mismos antes de amar al otro. En el matrimonio se nos pide una entrega plena. La pérdida de fe en la sociedad actual puede llevar a que este llamamiento se escuche muy flojito, a no comprometerse. En la Iglesia tenemos buenos ejemplos, como nuestros padres, que sí han respondido a la llamada con entrega a la familia.

¿De qué le estás más agradecida a Dios?

Estoy profundamente agradecida de que haya puesto a Mario en mi vida, de que nos haya llamado a una vocación matrimonial juntos. Muy agradecida porque nos ha dado su gracia por vivir un noviazgo de forma cristiana. Nos ha dado más fortaleza y que nos ha permitido sentar las bases y los cimientos para valorar el matrimonio, una vocación preciosa.

Òscar Bardají i Martín

El papa pide rezar por la formación de los seminaristas y religiosos/as este mes de mayo


Cada mes el Papa difunde la intención de oración a través del Vídeo del Papa. Una iniciativa desarrollada por la Red Mundial de Oración del Papa.

Este mes de mayo nos pide que rezamos por: La formación de religiosos, religiosas y seminaristas.

«Oremos para que los religiosos, las religiosas y los seminaristas crezcan en su camino vocacional a través de una formación humana, pastoral, espiritual y comunitaria, que les lleve a ser testigos creíbles del Evangelio.»

«Una vocación es como un diamante en bruto. Ante todo, un buen sacerdote, una monja deben ser trabajados por la gracia del Señor, deben ser personas conscientes de sus límites y dispuestas a llevar una vida de oración».

El papa Francisco hace énfasis en que esta formación debe ser «integral». No termina en un momento determinado, sino que la persona nunca debe dejar de formarse.

También da mucha importancia a la vida comunitaria, a la vida fraterna. También en que desde un inicio deben estar en contacto con la vida de las personas que tienen alrededor.

En definitiva, el Papa nos invita a orar para que los religiosos, religiosas y seminaristas crezcan constantemente como personas íntegras a nivel intelectual, humano, afectivo y espiritual.

Vigilia de oración por las vocaciones 2024

El pasado sábado 16 de marzo tuvo lugar la tradicional vigilia de oración por las vocaciones en el Seminario Conciliar de Barcelona.

Jóvenes, niños, padres, abuelos y personas de todas las edades respondieron a esta llamada de oración. Todos se unieron en la capilla del seminario para elevar su súplica a Dios por el aumento de vocaciones sacerdotales en nuestra archidiócesis.

Reviviendo la vigilia

Antes de iniciar la adoración, el seminarista Andreu Salinas, que será ordenado el próximo sábado 23 de marzo en la parroquia de San José Oriol, dio un pequeño testimonio sobre su vocación.

Después de esto, tuvo lugar la exposición del Santísimo y se leyó el pasaje del evangelio de la llamada de Jesús a Mateo para seguirle (Lc 5, 27-28). El Cardenal pidió a Dios por las vocaciones, confiando plenamente que es a través de los sacerdotes que se cumple la palabra de Jesús:

«Id, pues, y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el final de los tiempos.» (Mateo 28, 16)

Es decir, el sacerdocio es una vocación de amor a la comunidad: en nuestros pueblos, ciudades y barrios, son muchos los que esperan llevar a cabo el anuncio del Evangelio y renovar todos los días el Sacrificio del Altar que se entrega por la salvación del mundo. Un don del Buen Pastor que les hace capaces de llevar el cielo a la Tierra.

Nuestra oración

Por último, la adoración concluyó con esta petición que el Cardenal Omella dirigió a Jesús, en nombre de todos:

«Oh, Padre, dueño de la mies, escucha nuestras súplicas. Concédenos la determinación de responder a tu Hijo nuestro Señor. Su Corazón nos quiere dar las vocaciones necesarias para que tu Iglesia se muestre fiel y pronta a obedecer tus mandatos. Espíritu Santo, alma de la Iglesia ¡Mueve el corazón de muchos para que, unidos al sacerdocio de Cristo, sean signos de su amor pastoral y de su presencia gloriosa! Necesitamos sacerdotes que den testimonio de Cristo Resucitado a semejanza de los Apóstoles. Que sean muchos los que, en la misma persona de Cristo, amen según su Corazón indiviso, sacerdotes que muestren a Cristo como Esposo de la Iglesia, dándolo todo por ella, hombres que, consagrados a Cristo, sirvan la comunión de los diversos carismas al servicio de la unidad sellada con su Sangre preciosa. Dadnos, Señor, sacerdotes marianos, hijos de María, Madre de la Iglesia, para que todos podamos renovar nuestro Sí incondicional a ser santos. Amén.»

Pica-pica

Al finalizar la adoración, la gente pudo disfrutar de un picoteo, y unas buenas hamburguesas para los más atrevidos. Además, se presentó el vídeo que el Seminario ha realizado especialmente para ese día:

¡Damos gracias a Dios por esta vigilia y estamos seguros de que Él siempre nos escucha!

Recopilación de imágenes

Jesús capacita a los que llama

Cuando tenía 15 años, Susana era catequista de Primera Comunión en la parroquia de Urda (Toledo), su pueblo natal. Cantaba en el coro, estudiaba Gestión Administrativa, salía con su grupo de amigos como cualquier otro joven de su edad… Tenía todo lo que necesitaba, pero notaba que le faltaba algo.

“Sentí en mi interior que para ser feliz no necesitaba sucedáneos; y me di cuenta de que debía entregarme a los más necesitados”.

La Hna. Susana García del Álamo es, desde hace 36 años, carmelita de San José, una congregación dedicada al cuidado de enfermos, ancianos y niños. Actualmente es superiora general y miembro de la junta de la URC.

¿Por qué se decidió por la comunidad de Carmelitas de San José?

El testimoni de les germanes que hi havia al poble va ser decisiu per a qüestionar-me per què jo no podia ser com elles, que dedicaven la seva vida a estar amb nens, joves, matrimonis, visitaven ancians i malalts. Per a mi, anar amb elles era sentir-me realitzada i feliç. El que em va atraure d’elles va ser l’alegria, la seva generositat, la seva proximitat, que m’obrissin les portes i que em fessin sentir a casa des del primer moment.

¿Cómo vive el día a día?

Aparte de las tareas de la responsabilidad que me han confiado mis hermanas, acompaño un grupo de revisión de vida de ACO, colaboro con la URC, formo un grupo de acompañantes, el ritmo de la vida de comunidad … Antes daba clase en una de nuestras escuelas y acompañaba a grupos de jóvenes.

¿Qué le diría a una persona que está valorando dar el paso a entrar en la vida religiosa?

Que escuche en el silencio de su corazón lo que Jesús le pide, le ofrece y le regala; que se abra al Espíritu para que actúe y, sobre todo, que no tenga miedo, porque cuando Él se fija en alguien le da fuerza para responderle. Que se aventure a vivir en plenitud su vida desde Él, con Él y para Él y los demás.

Òscar Bardají i Martín

Grupo Samuel

¿Qué es?

Un espacio donde los chicos de entre 10 y 17 años pueden discernir su vocación, rezar, recibir formación y compartir con otros chicos sobre Jesucristo.

¿En qué consiste?

El Grupo Samuel ofrece acompañamiento al descubrimiento vocacional a chavales de 10 a 17 años con encuentros una vez al mes haciendo una pequeña salida.

Por otro lado, está el Grup d’escolans que tiene una serie de encuentros al año, siendo el más fuerte las convivencias de verano

¿Quieres saber más información?

Contacta con: grupsamuel@seminaribarcelona.cat

Planes de Dios

Mn. Alberto Para se licenció en Derecho en 1998 y ejerció de abogado hasta que ingresó en la Congregación de los Sagrados Corazones, en 2009, donde permaneció hasta 2017. En 2019 recibió la ordenación sacerdotal y actualmente es párroco de las parroquias de San Francisco de Asís y Patriarca Abraham, y director del Secretariado Diocesano de Catequesis de Barcelona. Mn. Alberto, que anima a todos a hacer catequesis —porque la formación «alimenta nuestra vida de fe»—, anima a dar el paso a los jóvenes que estén valorando entrar en el Seminario.

¿Cómo sentiste tu llamada?

Mi camino, como el de todos, no puede resumirse fácilmente. En la adolescencia descubrí la vocación cristiana. Cuando ya tenía la vida encauzada, escuché la llamada a la vida religiosa, como religioso de la Congregación de los Sagrados Corazones, que es donde nació, creció y maduró mi fe. Finalmente, después de hacer los votos perpetuos, de dos años de oración, de acompañamiento espiritual, y de realizar los ejercicios espirituales, finalmente discerní que el Señor me llamaba a la vida sacerdotal diocesana.

¿Eres más feliz que antes?

Yo me he sentido fundamentalmente feliz en todas las etapas de mi vida. Pero si respondes a la llamada del Señor, consigues una paz interior que te hace sentir que has encontrado tu sitio en el mundo. Decir si al Señor implica estar al servicio de la comunidad cristiana. Es mucha responsabilidad, pero cuando alguien que acompañas da un paso más hacia el Señor hace que brote un gran gozo.

¿Qué le dirías a un joven que se esté planteando dar el paso?

Si sientes que el Señor te invita a dar un paso más, cuida tu oración empapada de la Palabra la de Dios, y compártelo con alguien que tenga más experiencia de fe que tú. Descubrir tu vocación permitirá tener claro el sentido de tu vida. San Agustín, en sus Confesiones, te diría «Nos hiciste, Señor para ti, y nuestro corazón está inquieto, hasta que descanse en ti» (l, 1, 1).

Òscar Bardají i Martín

Los inicios. Carta del Cardenal

Hace poco, nuestro cardenal Juan José Omella, nos encomendó una misión concreta, siguiendo el deseo y mandamiento del Señor.

Mn. Jordi, subdirector de Juventod, fue nombrado también director del Secretariado de Vocaciones, con la misión deayudar a cada uno a descubrir su vocación, ya sea una vida dedicada al amor familiar, una vida dedicada a los carismas y bellezas de la vida consagrada o una vida dedicada al ministerio y servicio sacerdotal.

«Para llevar a cabo su voluntad y cumplir con nuestra misión, necesitamos corazones generosos que lo den todo por el Reino y por amor a Cristo y a los hermanos»

Esto lo hacemos promoviendo la oración y la cultura vocacional; ofreciendo atención personalizada, organizando encuentros de discernimiento y facilitando recursos de temática vocacional, y para llevar a cabo su voluntad y cumplir con nuestra misión, necesitamos corazones generosos que lo den todo por el Reino y por amor a Cristo y a los hermanos.

Sígueme. Un retiro de discernimiento vocacoinal para chicos.

Finalmente, queríamos pediros también oraciones, por todos los jóvenes que participarán en el retiro vocacional para chicos, predicado por el Obispo David Abadias, que tendrá lugar el fin de semana del 9 al 11 de febrero, en el Santuario de Lord.

¿Quieres unirte a la red de oración por las vocaciones?

Una red de personas rezando durante 24h al día para pedir al Señor vocaciones para nuestra archidiócesis. ¡Inscríbete! Esta red está promovida por el cardenal Juan José Omella, Arzobispo de Barcelona.

«Rogad, pues, al Señor de la mies que envíe más trabajadores a su mies» (Mt 9, 38). Porque es Jesús mismo quien nos lo pide. La red es una oportunidad para llevarlo a cabo.

¡La vocación es hoy! ¡La misión cristiana es para el presente! Y cada uno de nosotros está llamado —a la vida laical, en el matrimonio; a la sacerdotal, en el ministerio ordenado, o a la de especial consagración— a convertirse en testigo del Señor, aquí y ahora.

La verdadera felicidad

La alegría de ser sacerdote

Mn. Josep Vives lleva más de 40 años al servicio de la catedral de Barcelona, de la cual es canónigo y arcipreste–responsable del culto y la pastoral-. En todo este tiempo, lo que le hace más feliz es “poder estar al servicio de Jesucristo y, con Él, al servicio de las personas que acuden a la Catedral”. “Me hace feliz que todo el mundo se sienta acogido y amado–añade-. Y en la atención pastoral, escuchar y ayudar; también celebrar la fe, principalmente la Eucaristía, con los hermanos canónigos y los fieles venidos de todo la Archidiócesis y otros lugares”

“Me hace feliz que todo el mundo se sienta acogido y amado»

¿Por qué se hizo sacerdote?


Cada vocación al sacerdocio tiene una historia personal. En mi caso, ya de muy pequeño, decía que quería ser sacerdote. Este deseo venía, con seguridad, de Dios mismo, sin que yo me diera cuenta. Me ayudó mucho a descubrirlo el hecho de tener unos padres y una familia muy cristiana. Recuerdo, por ejemplo, que cada domingo íbamos todos juntos a la misa de la parroquia. Y cada día, al atardecer, rezábamos juntos el rosario.

¿Cómo se puede ayudar a hacer despertar una vocación?

Dios se vale de muchas maneras. Una de muy importante es el atractivo que tiene el testimonio de una vida auténticamente sacerdotal, vivida con humildad y sencillez, irradiando la alegría de ser sacerdote. Se puede ayudar, también, invitando los jóvenes a hacerse esta pregunta: ¿Jesús, que quieres de mí? Y todavía, preguntando directamente a un joven o a un chico: ¿No has pensado nunca si Dios te llama al sacerdocio?

¿Para ser un buen presbítero hay que vivir y disfrutar la liturgia?

Sabemos que la liturgia es la cima y la fuente de la vida de la Iglesia. Doy gracias a Dios porque muchas veces he tenido el gozo de acompañar los seminaristas para preparar con ellos diversas celebraciones en nuestra Catedral, particularmente el Triduo Pascual. Siempre hemos ensayado con ilusión, conscientes del don que en cada celebración Cristo nos ofrece de encontrarnos con Él y de implicarnos con Él.

Òscar Bardají i Martín

Vigilia de oración por las vocaciones

Invitamos a todos los jóvenes de la diócesis a unirse a la tradicional vigilia de oración por las vocaciones al seminario. Este año estamos preparando un encuentro muy especial. ¡Tendremos adoración, frankfurts y concierto!

Este año estamos preparando un encuentro muy especial ¡Tendremos adoración, frankfurts y concierto!

Cuenta Regresiva

Cuenta atrás…

Retiro “Sígueme”

¿Cuántas veces te has parado a pensar en el sentido de tu vida?

SÍGUEME, un retiro de discernimiento vocacional para chicos.

Dos días para conocer y profundizar en la espiritualidad sacerdotal. ¡Invita a alguien que le pueda interesar!

1.

Fechas

9-11 de febrero

2.

Ubicación

Santuario de Lord

web
3.

Precio

El precio del retiro es de 60€ (transporte no incluido). Becas disponibles.

No hay mayor gozo que arriesgar la vida por el Señor. En particular a vosotros, jóvenes, me gustaría deciros: No seáis sordos a la llamada del Señor. Si él os llama por este camino no recojáis los remos en la barca y confiad en él. No os dejéis contagiar por el miedo, que nos paraliza ante las altas cumbres que el Señor nos propone. Recordad siempre que, a los que dejan las redes y la barca para seguir al Señor, él les promete la alegría de una vida nueva, que llena el corazón y anima el camino.

Los cristianos estamos llamados a tener una relación personal con Dios y es natural que en algún momento te surja, te hagas o te hagan la pregunta de si Dios te llama al sacerdocio. Este retiro es un buen momento para empezar a plantearte qué quiere Dios de ti.